INGREDIENTES
300 ml de agua
1 ½ tazas de azúcar
1 lata de 14-onzas de leche condensada dulce
15 hojas de gelatina
26 onzas de chocolate blanco partido en trozos (con más de 30% de mantequilla de cacao)
Colorante para comida de tu elección

PREPARACIÓN
Hierve el agua junto con el azúcar y la leche condensada dulce en una olla durante 1 minuto y retíralos del fuego.
Coloca las hojas de gelatina sobre agua fría (alrededor de 8 tazas de agua) durante 5 minutos, luego quita todo el exceso de agua de las hijas y mézclalo junto con el azúcar.
Vierte el líquido en el chocolate, déjalo reposar por 2-3 minutos para permitir que el chocolate se suavice.

Utilizando una batidora de inmersión, mezcla el líquido con el chocolate cuidadosamente asegurándote de que no estás mezclando burbujas de aire al levantar la batidora demasiado alto en tu mezcla. Está bien hacerlo lento, sólo asegúrate que tengas las menos burbujas posibles ya que si las hay, se verá al final de tu glaseado y no queremos eso.

Sirve la mezcla en una jarra grande para que quitar todas burbujas. Si aún hay burbujas, continúa moviendo la mezcla entre la jarra y tu recipiente hasta que veas la menor cantidad de burbujas posibles, aunque un buen consejo que podríamos darte, es reventar cuidadosamente cada burbuja. Toma tiempo, pero créenos, lo vale.

Ahora separa el glaseado en diferentes contenedores y coloca el colorante de tu elección sobre ellos. Nosotros utilizamos rojo y blanco para este pastel, pero siéntete libre de probar con los que tú desees.

Mezcla el colorante con el glas hasta que el color esté bien distribuido, y cubre cada contenedor con plástico para evitar que se haga una cubierta seca arriba. Cuando estés listo para usar el glaseado, asegúrate que su temperatura sea de 90-96°F, y vierte el glas coloreado de regreso en tu contenedor. ¡Mézclalos si lo deseas y glasea tu pastel!

Mousse de chocolate blanco
Porción: 1

INGREDIENTES
8 yemas de huevo
¼ taza de azúcar
1 ½ tazas de crema batida (para los huevos)
1 ½ tazas de chocolate blanco (con más de 30% de mantequilla de cacao)
2 tazas de crema batida (para revolver)

PREPARACIÓN

En un plato hondo, bate las yemas de huevo con un revolvedor hasta que quede espumoso, y mezcla el azúcar lentamente. Bate hasta que tenga un color amarillo limón y su textura sea suavecito.

Calienta la crema en una olla a medio fuego hasta que comience a humear, pero ten cuidado, no debe hervir. Ahora mezcla lentamente la mitad de la crema con los huevos, pero asegúrate de que estos no se cocinen antes de terminar la mezcla por colocar demasiada crema caliente.

Vierte la tibia mezcla de crema y huevo que acabas de realizar en una olla con el resto de la crema y cocínalo a fuego bajo, bate lenta y constantemente hasta que la mezcla haya tomado una textura lo suficientemente espesa como para cubrir la punta de una cuchara y no escurrir demasiado.

Mezcla el chocolate blanco hasta que se suavice, y después mueve la mezcla a un plato hondo y cubre con plástico para evitar que se forme una especie de nata encima de tu chocolate. Ponlo a enfriar.

Una vez que la mezcla de chocolate blanco esté lista, bate la crema batida en un plato hondo hasta que tenga una textura más cremosa y no tan líquida. Ten cuidado de no pasarte pues podría perder su textura y no servirte de nada. Es mejor no batir tanto a batir de más.

Vierte cuidadosamente la mezcla de chocolate blanco en la mezcla de la crema (tómate tu tiempo) hasta que quede completamente cubierta. Colócalo a un lado para utilizarla más adelante.

Pastel con glaseado efecto espejo
Porciones: 8-10

INGREDIENTES
1 recipiente de mousse de chocolate blanco
18 onzas de mermelada de fresa sin semillas
2 ruedas de pastel de vainilla con 1 cm de grosor(Pan de vainilla de caja. Sigue las instrucciones para prepararlo)
1 recipiente con glaseado efecto espejo

PREPARACIÓN
Vierte la mermelada de fresa en el fondo de un refractario de 8 pulgadas, a manera en que este quede completamente cubierto. Coloca una de las ruedas de pastel de vainilla arriba y ponlo a congelar.

En un molde de silicón para pastel de 9×3 pulgadas, vierte ⅔ de mousse de chocolate y levemente golpea el molde en la mesa para deshacernos de todas las burbujas de aire.

Coloca el pastel congelado y el disco de mermelada arriba del mousse, per con la mermelada en la parte de abajo. Presiona levemente el pastel hacia abajo para que se compactarlo MUY ligeramente, y ahora cúbrelo con el resto del mousse.

Coloca la segunda rueda de pastel de vainilla en la parte superior, presiona levemene hasta que el mousse comience a levantarse al nivel del pastel, y cuidadosamente mueve todo al congelador y déjalo ahí durante toda la noche.

Es vital que el pastel esté 100% congelado.

Coloca una lata arriba del papel para hornear, y cuidadosamente saca el pastel del molde. Asegúrate de hacerlo velozmente y que tu mezcla de glaseado esté ya preparada y lista para vertir.

Cuando el glaseado esté entre 90° y 96°F, viértelo sobre el pastel de manera circular y cúbrelo todo.