INGREDIENTES
2 ½ Tazas de harina para hornear
¾ taza de azúcar
¼ cucharada de sal de mesa
1 taza de mantequilla sin sal al tiempo
2 cucharadas de extracto de vainilla
2 cucharadas de queso crema al tiempo
Betún de colores (¡Pueden variar!)

PREPARACION
Calentar el horno a 180°C
En un bowl grande, añade harina, azúcar, sal y revuelve todo con una cucharada hasta que quede completamente bien mezclado.
Añade la mantequilla (asegúrate que esté suave para facilitar el proceso) y continúa mezclando hasta que todo se vea un poco más grumoso y ligeramente húmedo durante 1 minuto. Añade vainilla y queso crema y mezcla hasta que comience a formarse una masa bien establecida (Esto no te debe de tomar más de 30 segundos si lo mezclas bien).
Mueve la masa a una mesa y comienza a amasar hasta que formes una bola bien formada.
Envuelve en plástico y déjala refrigerar durante 30 minutos.
Pasa un rodillo por la masa y comienza a aplanarla hasta que tenga ¼ pulgadas de grueso. Corta en la forma deseada utilizando un fidget spinner para guiarte. Ahora sobre otras áreas de la masa, utiliza una taparosca de una botella de agua para crear los círculos que irán en el centro de tu fidget spinner (¡Pon mucha atención al video para que no te confundas en este paso!).
Una vez que termines, toma la masa extra y aplánala otra vez hasta que quede ½ pulgada de grueso. Con un popote, haz los pequeños agujeros en los bordes de tu fidget spinner, hasta crear pequeños cilindros de masa que fungirán como espigas en el centro.
Con el mismo popote, haz agujeros en el centro de cada galleta en forma de fidget spinner. Asegúrate de que al hacer el centro, lo muevas levemente para que el centro de fidget sea poquito más amplio que tus cilindros de masa.
Coloca todas las figuras (Fidget spinner, cilindros y círculos hechos con la tapa) en una hoja para hornear y hornea hasta que queden levemente de color dorado (Esto te tomará 15 minutos).
Enfría las galletas por completo. Decóralas como quieras con tu betún favorito de colores.
Ahora para la parte central que hará girar tu fidget spinner de galleta, utiliza caramelo o betún levemente caliente como pegamento. Primero, deberás pegar un cilindro de galleta en la parte de atrás de una de las tapas que acabas de hornear (las que hiciste con las taparoscas de botella de agua). Unelos y deja que se seque el betún o caramelo para que estén bien adheridos.
Pega ahora sí todo y muévelo levemente para asegurarte de que esté todo completamente seco y listo para girar.
¿Lo tienes? ¡Es hora de desestresarte y disfrutar de tu nueva galleta de fidget spinner!