Relativamente hay muchas personas que ven esta receta de sopa de fideos a la naranja y es sorprenderte ver la cara que ponen dando una opinión sin saber las sensaciones que experimentan con su sabor.

Nadie te dice lo sabroso que es, ni mucho menos las oportunidades que brinda para dar como aperitivo antes de una comida.

¿Quieres aprender a prepararla?

Sé que tu respuesta es que si, por eso quiero aclararte algo importante y es que no te asuste esta sopa no tiene nada de otro mundo. Ni mucho menos algo que tú no tengas la capacidad de resolver.

Personalmente yo pase preparándola muchas veces, hasta llegar al punto. Lo bueno es que ya me queda deliciosa. Así que mi deber es que tú no pases por los mismos errores que yo.

Ahora vamos a sorprender a tus familiares fácilmente, así que toma nota.

Ingredientes

  • Caldo de pollo (2 cubos).
  • Zanahoria picada y pelada en cubos.
  • Pasta de fideo (200 gr).
  • Naranja (Exprimir el jugo y sacar ralladura).
  • Calabacitas delgadas.
  • Betabel rallado (1/2 taza).
  • Agua (5 tazas).
  • Aceite vegetal.

Preparación

Sigues los siguientes pasos a pie de la letra.

  1. Escoge una olla de tu preferencia y comienza sofriendo el fideo con el aceite.
  2. Luego añades la zanahoria picada en cuadros y las calabacitas. Deja que se cocinen unos minutos.
  3. Sucesivamente añades el agua y empieza a disolver los cubos de caldo de pollo.
  4. Deja que hierva y cocine por unos 10 minutos aproximadamente.
  5. Procura retirar del fuego algunas veces. Agrega después el juego de naranja y servir la cantidad que prefieras.
  6. Recuerda adornar con el betabel y las ralladuras de la naranja.

Conclusiones

Sinceramente que más razones quieres para tomar acción y preparar esta rica sopa de fideos.

Es rápida, sabrosa y sencilla. No tienes que preocuparte por un aperitivo de otro mundo, con esto bastara para sorprender a las personas que quieras.

Además, el betabel y las ralladuras de la naranja le dará un toque especial, la cual las personas se sentirán atraídas y curiosas por probar.

Finalizando te invito a recordar que nuestra mayor riqueza no es el dinero, es la salud y ciertamente eres lo que comes. Saludos.